Coyoteros
Los coyoteros esperaban a Johanna Tapia, quien salió de Ecuador el 18 de marzo pasado. Foto: Captura de video Telemundo

Los coyoteros burlaron al novio de Johanna Tapia, la ecuatoriana desaparecida desde el pasado marzo en la frontera entre México y Estados Unidos. A Javier, como se hizo llamar en una entrevista televisiva, los coyotes dieron una versión del porqué la guayaquileña no daba señales de vida y luego evitaron todo tipo de comunicación con él.

Su experiencia con los coyoteros la contó a Noticieros Telemundo el 26 de mayo, justo al cumplirse el mes de que Johanna enviara la última nota de voz a su familia en Guayaquil.  Los coyoteros, con quienes Javier planificó el traslado y pagó el viaje, le dijeron, primero, que cruzaron el desierto de Texas caminando y Johanna se quedó atrás.

Pasada una semana, preso de la angustia, volvió a llamarlos y le respondieron que la mujer se había entregado a Inmigración, que pronto lo llamarían y las autoridades nunca lo ubicaron para decirle dónde estaba la mujer, una estilista de 32 años.

Nada distinto sucedió. Johanna no apareció y Javier llamó de nuevo a los coyoteros. Al otro lado del hilo telefónico nadie contestó. Dijo que lo bloquearon y luego cambiaron de número. La pareja de la ecuatoriana desaparecida afirma que la ha buscado y los resultados son nulos. Johanna partió el 18 de marzo de Ecuador junto a 11 personas. Su pareja  le ayudó a pagar los 17.000 dólares que necesitaba para hacer el viaje.

Con la burla de los coyoteros, Javier teme represalias y expresó que no podía trabajar ni dormir tranquilo. Pensaba formar con Johanna un hogar en los Estados Unidos. “No sé por qué Dios no quiso que llegara. Esto es terrible”. Pronto se cumplirán 4 meses de esta desaparición. En Guayaquil, la madre de esta mujer, Nube Dolores,  enciende a diario velas y las coloca en una mesa que como un altar pequeño ha dispuesto en su casa. Ora con fe, implorando a Dios que Johanna esté con vida y pueda regresar a sus brazos. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS