Una red que se dedicaba a ofertar supuestas vacunas contra la COVID-19 fue desmatelada en un centro de vacunación clandestino en Manta, en la provincia de Manabí. La Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) informó que fueron detectadas 43 jeringuillas con supuestas vacunas.

En un comunicado, la Arcsa explica que se habría reenvasado un líquido aún no determinado en las jeringas, que no contaban con marca o denominación de ninguna de las vacunas autorizadas para uso en el Ecuador. Un informe preliminar de laboratorio arrojó la presencia de altos índices de sodio en el líquido, lo que sugeriría que podría tratarse de suero salino o incluso agua de mar.

Vacunas manabí
En los laboratorios de la Arcsa se analizan los contenidos de las jeringuillas para determinar qué líquido tienen las supuestas vacunas decomisadas en Manabí. Foto: Twitter @arcsa_ec

Los productos incautados fueron trasladados por agentes de Fiscalía a Guayaquil, para ser analizados en el Laboratorio de Referencia de Arcsa. Se les aplicarán los análisis físico-químicos respectivos para determinar con exactitud si la solución acuosa que contienen las jeringuillas es alguna vacuna autorizada que ha sido reenvasada o se trataría de otro líquido.

La Policía Nacional detuvo a cuatro sujetos en Manta y un quinto hombre fue aprehendido en el cantón Portoviejo, quien sería el presunto proveedor de las vacunas, reseñó El Diario. La detención se habría realizado en la ExpoManta, donde se habrían ofertado y suministrado las supuestas vacunas a un costo de 25 dólares.

«Hacemos un llamado a los ciudadanos para que no se apliquen vacunas en lugares externos a la Red Integral de Salud y que denuncien la existencia de estos centros clandestinos que ponen en riesgo la salud de los ecuatorianos», dijo la directora ejecutiva de la Arcsa, Ana Karina Ramírez, eu mensaje en Twitter. (I)