frontera Estados Unidos
Una patrulla fronteriza vigila sobre el río Bravo, entre México y Estados Unidos. / Foto: AFP/ Ed Jones

El cuerpo del migrante ecuatoriano Freddy Alberto Loja Illescas, de 22 años, quien murió en la frontera entre México y Estados Unidos, fue identificado por sus familiares este miércoles 16 de junio gracias a un tatuaje en el que honraba a sus padres. "Mi padre es mi ángel, mi madre es mi vida", es la emotiva frase que el joven azuayo tenía inscrita en uno de sus brazos.

En la cuenta en Facebook Desaparecidos en la Frontera compartieron la tarde de este miércoles las imágenes del cadáver y detalles de los tatuajes. La foto del cuerpo fue retirada por petición de la familia, mientras que en la publicación pueden verse las imágenes de los tatuajes que han conmovido a los internautas.

Cumplir el llamado sueño americano motivó a Freddy Alberto a dejar su hogar en el cantón San Fernando, provincia de Azuay, reseñó Nuevo Tiempo el 25 de mayo pasado. El 18 de abril viajó de Cuenca hasta Latacunga, provincia de Cotopaxi, donde se quedó dos días. Tras contactar a un coyote que le aseguró que el viaje era seguro y sin riesgos, se aventuró a dejar el país el 20 abril con destino a México, para pasar la frontera de Estados Unidos, señaló Informados Ecuador.

Al principio se comunicaba en forma intermitente con su familia, que supo de él hasta el 26 de abril, cuando les dijo que estaba en un trayecto entre Tamaulipas a McAlllen. “Estoy con cinco personas, vamos por la ruta México-Reynosa-McAllen-Texas”, le informó a una de sus hermanas, con quien mantenía contacto en Cuenca, publicó Informados Ecuador.

Al ver que pasaban los días sin tener noticias del joven azuayo, la familia pidió ayuda a través de las redes sociales alertando de la desaparición. La información en Facebook de Desaparecidos en la Frontera indica que el joven migrante ecuatoriano se ahogó en el río Grande al día siguiente, el 27 de abril, en Mission, Texas.

(I)

TE RECOMENDAMOS