Más de la mitad de los alumnos de un aula de clases de un colegio de California, en Estados Unidos, resultó infectada con la variante delta del covid-19. La maestra contagió a sus estudiantes y ellos, a su vez, a sus padres, familiares y amigos.

Esto sucedió porque la profesora de primaria no estaba vacunada e irrespetó las normas de bioseguridad, pese a que tenía síntomas gripales. No usó la mascarilla mientras leía en voz alta para sus alumnos, según Rochelle Walensky, directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), citada por CNN en Español.

La maestra dijo que solo tenía una alergia y fue a darles clases a los 22 alumnos. De ellos, 12 resultaron contagiados. Lisa Santora, subdirectora de salud del condado, dijo que desde que inició la vacunación, insistieron en la inmunzación de los maestros, pero muchos se negaron. “Vimos de primera mano que no eran los niños los que iban a enfermar a los profesores. Iba a ser al revés”, dijo.

El contagio se produjo pese a que entre los pupitres había una separación de 2 metros, el aula tenía filtros de aire de partículas de alta eficiencia y las puertas y ventanas estaban abiertas.  Pese a que los pacientes analizados tenían la variante delta, afortunadamente no presentaron gravedad. Este caso llevó a las autoridades sanitarias a insistir en la protección de los estudiantes y el personal de las instituciones.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) Y Unicef dijeron recientemente que los profesores y el personal escolar están entre la población prioritaria para ser vacunada. Esto para que las escuelas puedan permanecer abiertas. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS