Las cámaras de una vivienda revelaron la peculiar la escena en la que un delincuente es apresado por el mismo vehículo que intentaba robar.

El hecho se originó en Urdesa, zona norte de Guayaquil, y si como se tratara de su vehículo el antisocial con absoluta tranquilidad abre el capó de la camioneta, marca Ford F150, para retirarle el cerebro.

En el intento el capó se cierra, apresando ambos brazos del ladrón sin oportunidad de retirarlos.

A los pocos segundos llega su cómplice con camisa y gorra blanca para ayudar a su compañero abriendo el cofre desde las rejillas delanteras del vehículo.

Por varios segundos la desesperación de los delincuentes se hizo evidente y la situación empeoró cuando el celador de carros los avizoró dando alerta a toda la comunidad.

El cómplice logra abrir el capó y sacar a su nada astuto compañero. Con las manos vacías los antisociales corren para huir del lugar y no ser atrapados. (I)

Lea además:

TE RECOMENDAMOS