Un peluquero de 28 años viajó a su natal Turquía, para practicarse un implante de cabello, pero falleció a causa de un infarto antes de la operación. Sin embargo, la versión de su muerte es investigada porque el cuerpo del hombre estaba cubierto de sangre.

El joven llamado Ibrahim Gul tenía una peluquería en Italia, donde vivía con su esposa y pequeño hijo. Fue a Estambul a surtirse de los materiales para su negocio y a someterse a la cirugía estética, según una nota publicada por RT.

Los médicos de la clínica privada de Estambul en la que el peluquero se realizaba el procedimiento, dijo que el paciente murió durante la depilación previa a la operación. Los doctores afirmaron que tras el ataque cardíaco fue sometido a una angiografía y le implantaron un endoprótesis vascular.

Sin embargo, la policía de ese país investiga por qué las sábanas con las que cubrieron al hombre tenían sangre y detuvieron al galeno responsable del implante capilar.


Además, la familia aseguró que el peluquero gozaba de buena salud y nunca había presentado problemas cardíacos, por lo que presumen que su muerte se debió a una mala praxis médica. (I)

 Lea también:

TE RECOMENDAMOS