La delincuencia no objeta límites, a tal punto de involucrar en sus fechorías a menores de edad. Fue el caso de un nuevo robo en la ciudad de Ambato, perpetrado por una niña en un local de ropa.

El hecho ocurrió el 7 de septiembre y quedó registrado en cámaras de vigilancia del almacén, donde se observa ingresar en un primer plano a una pareja de presuntos clientes.

Ambos ingresan totalmente cubiertos con gorras y mascarillas, permitiendo solo visualizar sus ojos, una vez dentro del local comienzan a consultar varias prendas con aparente interés.

En el momento en que la vendedora los atiende, ingresa otra chica quien se queda junto a ellos para escuchar y a la vez ocultar la intrusión de la menor.

Una vez adentro la pequeña se dirige hacia al fondo de la tienda, lugar al que las cámaras la pierde, mientras tanto el hombre tapa la visibilidad de la ingenua vendedora.

Al poco tiempo, la infanta se escabulle sin ser descubierta, oculta una vez más por sus familiares.

Al consumarme el delito, los delincuentes continúan por varios segundos más distrayendo a la incauta vendedora, luego se retiran del lugar sin comprar nada. (I)

Lea además:

TE RECOMENDAMOS