En plenas vacaciones de verano, los jóvenes solo pueden disfrutar dos horas por día de videojuegos en China. La razón es el endurecimiento de las reglas que buscan luchar contra la adicción de los menores de 18 años a las pantallas.

"Tengo ganas de llorar" dice Zhang Yuchen, de 14 años, uno de los chicos que se queja de las restricciones para disfrutar de su videojuego favorito. AFP reporta que el gigante tecnológico Tencent, líder del mercado chino, impuso una nueva restricción a su título insignia, el ultrapopular "Honor of Kings" (Honor de reyes).

El grupo Tencent ya imponía desde julio pasado, limitaciones al tiempo de juego a través del reconocimiento facial para que los menores de 18 años no jugaran en las noches. Y a principios de agosto un artículo de un diario económico oficial calificó a los videojuegos de un "un opio mental", signo de que vendrían nuevas medidas para el sector.

Consecuencias de la adicción a los videojuegos

Algunos niños pueden pasar el día entero pegados a sus pantallas. Un fenómeno criticado desde hace mucho tiempo en China por sus consecuencias negativas: visión reducida, impacto en los resultados escolares, falta de actividad física o riesgo de adicción.

Los menores chinos sólo podrán jugar a "Honor of Kings" una hora al día durante el período escolar y dos horas en las vacaciones. Una vez cumplido este lapso, el juego se bloquea.

Ether Yin, analista de Trivium Chin, dice que “desde 2018 el gobierno quiere evitar que los niños se vuelvan adictos a los juegos". Esta tendencia no es nueva, por lo que se espera que otras empresas de videojuegos creen sus propias restricciones en las próximas semanas, dice. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS