Las miradas del mundo se posaron en Afganistán después de que los talibanes tomaran el control del país el pasado 15 de agosto, tras la retirada de las tropas estadounidenses. Pero antes de esta crisis, hubo un político que decidió marcharse a Alemania, donde se convirtió en repartidor. Se trata de Sayed Sadaat, y esta es su historia.

Foto: JENS SCHLUETER / AFP

Sayed, profesional en informática y telecomunicaciones, era el ministro de Comunicaciones de Afganistán. Estuvo dos años en el cargo, hasta que, en 2018, decidió dejar el puesto por diferencias con el círculo de gobierno de entonces. En 2020, varios meses antes de que llegaran los talibanes al poder, decidió abandonar su nación y, a pesar de tener nacionalidad británica, puso rumbo a Alemania, indicó El Nacional.

El futuro de Sayed era incierto. Tuvo muchos problemas para conseguir trabajo, a pesar de que tenía currículo como exministro y otros cargos donde tenía experiencia. Pero la barrera del idioma le impidió acceder a un empleo que tuviera que ver con lo que hacía en su país de origen. Después de muchos intentos, consiguió trabajo como delivery en la ciudad de Leipzig, donde labora seis horas como repartidor y dedica cuatro al estudio del alemán.

Foto: JENS SCHLUETER / AFP

Para él fue difícil adaptarse a su nueva realidad. Tuvo que aprender a manejar bicicleta y a trasladarse en una ciudad con alto tráfico vehicular. Sayed no siente vergüenza por lo que es ahora, más bien se siente feliz e incluso invita a otros políticos afganos a seguir su ejemplo.(I)

Foto: JENS SCHLUETER / AFP

Leer también

TE RECOMENDAMOS