En lo que va del 2021 miles de ecuatorianos han intentado ingresar de forma irregular hacia los Estados Unidos, por la frontera con México. Algunos lo han logrado, otros han fallado. Hay quienes siguen en la sufrida espera y están los que lamentablemente perdieron la vida. Sin embargo, son pocos los que se atreven a contarle al mundo la realidad de las condiciones extremas a las que son sometidos. Como Miguel, un migrante de Azuay, que se atrevió a relatar la pesadilla que atravesó cuando los coyotes lo dejaron botado en medio del desierto.

"Estuve seis días metido en el desierto. Cuatro días caminé, dos días estuve botado; sin agua y sin comida porque el coyote me dejó botado por no poder caminar", fue parte del dramático testimonio de Miguel a Cañar TV, en un video que publicó Unsion TV.

El reporte de su desaparición fue crucial para que las autoridades lo pudieran encontrar. Miguel cuenta que la cancillería de Ecuador activó un protocolo de búsqueda y así lo pudieron encontrar en el desierto, en la zona fronteriza. "Es muy duro, yo no lo recomiendo. Por favor no lo hagan", advierte el migrante rescatado.

Miguel está de vuelta en el Ecuador y quedó con una deuda de 16 mil dólares, suma de dinero que pidió prestada para pagarle a los coyotes que lo dejaron tirado en medio de la nada. Debido al terrible momento que atravesó, Miguel finalizó: "Yo no pensé que iba a estar aquí parado contando mi historia".

 

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS