Juegos Olímpicos
Neisi Dajomes le regaló a Ecuador y al mundo imágenes conmovedoras de su triunfo en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Foto: EFE / EPA / Hedayatulllah Amid

El deporte históricamente regaló momentos que jamás olvidarán los espectadores, desde la demostración de profesionalismo de los atletas hasta grandes hazañas en competencia. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 hicieron lo propio y se convirtieron en un carrusel de emociones desde que iniciaron.

Aquí cinco momentos emotivos de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020:

1. Neisi Dajomes y la dedicatoria en la palma de su mano

Uno de los momentos más emotivos de los Juegos Olímpicos lo protagonizó la atleta Neisi Dajomes, quien después de convertirse en la primera mujer ecuatoriana en ganar una medalla olímpica, mostró un escrito en la palma de su mano izquierda que decía: “Mamá y hermano”. Ambos familiares murieron en los años 2019 y 2018, respectivamente. Una dedicatoria que le sacó las lágrimas y conmovió a todo el país.

2. El abrazo de Italia y Catar en la final de salto alto

Otro de los acontecimientos más especiales de los Juegos Olímpicos lo dejaron los atletas Gianmarco Tamberi (Italia) y Mutaz Essa Barshim (Qatar). Después de competir de tú a tú en la final de salto alto, dejando atrás a todos los rivales, decidieron compartir la medalla de oro.

3. Yulimar Rojas y su récord mundial en triple salto

Yulimar Rojas tocó la gloria en los Juegos Olímpicos al batir el récord mundial en triple salto. La venezolana, que había arrancado como la gran favorita en la competición, impuso una marca de 15.67 metros. Superó la de la atleta ucraniana Inessa Kravets, vigente desde el año 1995, como indica la web oficial de los Juegos Olímpicos.

Rojas estalló en emoción. Corrió por la pista y se dio un abrazo con la atleta española Ana Peleteiro, quien fue su rival en la final. Un momento que quedará guardado para siempre en los libros históricos de los JJOO.2

4. Tatjana Schoenmaker rompió el récord del mundo en 200 metros pecho en natación

La nadadora sudafricana, Tatjana Schoenmaker, no solo se proclamó campeona olímpica en los 200 metros pecho sino que consiguió romper el récord del mundo con un tiempo de 2:18.95 minutos. Schoenmaker no se había dado cuenta que lo había hecho hasta que vio la pantalla y todas las competidoras se acercaron para abrazarla. Fue un momento tan emotivo como un ejemplo de deportividad. Como aseguró el diario Sport, la atleta también consiguió ser la primera mujer en alcanzar un tiempo menor de 2:19 minutos.

5. La corredora Sifan Hassan protagonizó uno de los mejores momentos de los Juegos Olímpicos

En la prueba de 1500 metros, la atleta etíope que representa a los Países Bajos, se cayó cuando comenzó la última vuelta de la carrera. Pero ella no se rindió, se levantó y emprendió una remontada que quedará grabada en la memoria de todos los que la vieron. Pasó a 13 rivales y se quedó con el primer lugar con diferencia.

El deporte reúne todos estos momentos para dejarlos como huellas en la memoria de la gente. Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 representaron eso. (D)

Leer también

TE RECOMENDAMOS