El incremento del tráfico de la fauna silvestre es preocupante. Las cifras reveladas por el zoológico de Quito dan cuenta de la delicada situación, ya que en lo que va de año han recibido 61 especies entre variedad de tortugas, aves, reptiles y mamíferos que han requerido atención inmediata para su recuperación.

Hasta el pasado 15 de mayo, en la clínica del zoo, han ingresado al menos 25 tortugas de distintas especies como charapas, trueno, mordedoras y motelos. La mayoría de ellas fueron sacadas de su hábitat e iban a ser comercializadas en el mercado negro del tráfico de animales sin importar su situación vulnerable. La labor del personal de Bienestar Animal del zoo es velar que cada animalito que llega a sus manos se recupere, y en el mejor de los casos, pueda ser reintegrado a su espacio natural.

La preocupación del centro de rescate es dejar de recibir el apoyo de la comunidad para seguir enfrentando los problemas que atentan contra la fauna, es por ello que ponen a disposición cuentas para colaborar y cuyos ingresos estarán destinados a contrarrestar los daños que deja el tráfico de fauna silvestre, reseña una nota de prensa. (I)

TE RECOMENDAMOS