Natalia Elizabeth Subía Molina fue vista por última vez el 15 de septiembre de 2018 en el centro de Quito. Foto: Tomada de @MinGobiernoEc

Dos años y 10 meses. Ese es el tiempo que lleva esperando una familia respuestas sobre la desaparición de una maestra parvularia ( preescolar) en Quito. Es el tiempo que lleva esperándola su hija, de 14 años, mientras su familia sigue sumida en la angustia, en la desesperación. Un dolor que se ha revivido a cuentagotas y que comenzó a profundizarse al conocerse la aparición de varios restos mortales. Los primeros fueron de la docente. Tras el segundo hallazgo esperan por el ADN.

5 claves de la misteriosa desaparición de la maestra Natalia Subía 

  1. Natalia Subía, de 33 años, iba al barrio San Juan, en Quito, la mañana del 15 de septiembre  de 2018. Vestía licra negra y su calzado era Converse, negro. Pensaba comprar unas medicinas y dejó el teléfono celular en su casa. La familia la reportó ante las autoridades y su nombre pasó a la lista que maneja el ECU911. Surgieron el misterio y las sospechas, en ocasiones, también el silencio.
  2. El cuerpo de la maestra ha sido encontrado por partes, desde marzo de 2019. Hace cinco días, publicó Vistazo, con un plantón en el Centro Histórico de Quito la familia exigió celeridad para cerrar este capítulo de dolor.
  3. Primero hallaron, en el barrio Armero, parte de los huesos de un cráneo sobre una quebrada que pasa detrás de la Facultad de Educación Física de la Universidad Central del Ecuador. En noviembre del 2019, la familia supo que sí eran de Natalia.
  4. El pasado 11 de julio,  recibió otro golpe: en la misma quebrada ubicaron huesos de una pierna. La ropa y calzado que llevaba aquel 15 de septiembre ayudó a dar el primer sí sobre la certeza de que sean de Natalia. Falta esperar por el ADN.
  5. El retardo en la investigación es criticado por los Subía, quienes han dicho a la prensa que cinco fiscales y cinco investigadores han conocido el caso. Esperan  respuesta rápida de la  Dinased.


(I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS