Julián Andrés Torres Orozco, acudió a una casa de sanación en el corregimiento de Santa Elena en el oriente de Medellín, buscando la cura para una dolencia que lo aquejaba, pero “el remedio fue peor que la enfermedad”.  

Al ser atendido por el curandero, este le hizo tomar un bebedizo preparado con plantas exóticas y té de agua de tabaco, pero tan pronto terminó la bebida comenzó a vomitar y convulsionar descontroladamente.  

Según el informe de los cuerpos policiales citado por el diario El Colombiano, el curandero al ver esta situación subió al joven de 35 años a su vehículo y se dirigió al centro de atención más cercano, donde la enfermera de guardia al prestarle los primeros auxilios certificó que Julián había fallecido. 

El curandero fue llevado a la comandancia de la zona, y allí contó lo sucedido, indicó que había cobrado al joven 80 mil pesos por el tratamiento, pero que tan pronto lo tomó tuvo la reacción desfavorable. En los registros policiales este caso quedó asentado como “muerte por resolver”, además que están a la espera de los resultados forenses que ayudarán a determinar porque la bebida de yerbas ocasionó el fatal desenlace.  

(I)

Lea también

Detienen a miembros de una familia que se dedicaban a estafar con trabajos de brujería, aseguraban curar enfermedades y mejorar la economía de sus clientes en pocas sesiones

Curandero en Esmeraldas es sentenciado a 29 años de prisión y pagar 30 mil dólares por violación de una adolescente

La Feria de los Deseos de Lima, donde los curanderos leen el futuro con hojas de coca y dan un certificado de 12 meses para garantizar que las peticiones se cumplan en el 2021

TE RECOMENDAMOS