En Texas, Estados Unidos, se firmó una ley que prohíbe el aborto después de las seis semanas de embarazo. Esta medida forma parte de una ofensiva liderada por estados conservadores contra el derecho a la interrupción de la gestación en el país, reseña AFP.

El gobernador republicano, Greg Abbott, dijo este miércoles 19 de de marzo al promulgar el texto que "la ley garantiza que todo niño por nacer con latido del corazón se salvará de los estragos del aborto". En la normativa no se prevé ninguna excepción en casos de incesto o violación.

La nueva ley de Texas contiene un dispositivo sin precedentes que autoriza a cualquier ciudadano, establecido en cualquier estado, a iniciar procedimientos civiles contra médicos o establecimientos que ayuden a una mujer a realizarse un aborto. Si bien el derecho al aborto fue reconocido por la Corte Suprema en 1973, continúa dividiendo fuertemente al país, con una dura oposición en los círculos religiosos. Constituye un poderoso instrumento para movilizar a los votantes de derecha.

Antes de Texas, una docena de otros estados, incluidos Luisiana y Georgia, también aprobaron leyes para prohibir los abortos tan pronto como los latidos del corazón del feto sean perceptibles, alrededor de la sexta semana de embarazo, cuando aún muchas mujeres ignoran que están embarazadas. (I)

TE RECOMENDAMOS