Gabriel Soto e Irina Baeva aún no tienen fecha para su matrimonio, lo único seguro es que disfrutan al máximo de su vida en pareja, sobre todo cuando están en Acapulco, México. Es precisamente en este lugar donde los futuros esposos tienen un rincón especial.

Se trata de una casa al borde de las playas mexicanas. Es una especie de paraíso privado rodeado de naturaleza y una alberca con una exuberante vista a la bahía, según lo ha dejado ver el actor en algunas de sus fotografías en Instagram.

Foto: Instagram @gabrielsoto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gabrielsoto (@gabrielsoto)

Gabriel Soto abre las puertas de su hogar

En plena pandemia en el 2020 un equipo de People en Español tuvo acceso al refugio de Gabriel Soto e Irina Baeva. Sin embargo, son los propios protagonistas de esta historia de amor quienes han dado algunas pistas de cómo es su hogar en Acapulco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gabrielsoto (@gabrielsoto)

Además de la hermosa piscina, que tiene como adorno una estatua de Buda en uno de sus bordes, cuenta con un jardín y un área exclusiva para hacer parrilladas donde Soto demuestra sus dotes para la cocina.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gabrielsoto (@gabrielsoto)

“Este para mí es el lugar en donde encuentro mi centro, es donde siempre vengo después de un proyecto, en donde me reencuentro conmigo mismo porque es el contacto con la naturaleza, las plantas, los pájaros… Es un lugar sagrado para mí, que a mí me encanta…”, reveló el actor a People.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gabrielsoto (@gabrielsoto)

Aunque no hay muchos detalles de la parte interna de su hogar en Acapulco, se sabe que también cuenta con una especie de laberinto bordeado con piedras. Este es uno de los espacios que usa la pareja para meditar. (E)

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de gabrielsoto (@gabrielsoto)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS