Desde el pasado 14 de febrero, la actriz Daniela Alvarado y su novio José Manuel Suárez se han vuelto la noticia preferida por los venezolanos, luego de que revelaran su relación al mundo tras 15 años de amistad y haber trabajado juntos en numerosos proyectos cinematográficos y teatrales, en los que prácticamente crecieron en las pantallas nacionales.

Aunque nunca intentaron nada, hace seis años Daniela comenzó a sentir “algo” por su amigo pero nunca se atrevió a decirlo por temor a perder la amistad. Entretanto, ambos vivieron varias relaciones tormentosas y tóxicas, tal y como lo calificaron durante una entrevista con la presentadora Viviana Gibelli.

La artista admitió que durante su vida buscó relaciones con personas que “siempre estuviesen manipulándome y disminuyéndome”, mientras que el actor aseguró que tenía un concepto errado de las relaciones en las que si no sufres no es amor.

El coronavirus fue el causante del noviazgo de Daniela Alvarado y José Manuel Suárez

En el mes de noviembre de 2020, José Manuel dio positivo a la prueba del coronavirus pero no podía cumplir su confinamiento en su casa pues su mamá es paciente oncológica, por lo que Daniela le ofreció su residencia, donde finalmente pasó 15 días de cuarentena.

La dinámica y el compartir del día a día hicieron que en su mente y su corazón se comenzara a gestar la ilusión de un amor con la actriz. “Me imaginé todo con Daniela, con hijos, peleando y mucho más, pero de repente decía stop, paraba con eso. En otro momento, tenía todo el día completo batallando y diciéndome que no podía funcionar por miles de cosas”, relató.

Por fortuna, el virus no le provocó grandes síntomas pero sí le aclaró la mente que ya estaba muy segura de querer intentar acercarse a la actriz como algo más que un amigo. Luego de hacerse la prueba de nuevo, le pidió si podían “dormir acurrucados” y ella aceptó. Esa noche descubrieron que sí podían ser algo más que mejores amigos.

Oficialmente, José Manuel le hizo la propuesta de que si quería ser su novia el pasado 17 de enero, cuya respuesta ya estaba más que ganada. Dos meses después, la pareja ya piensa en casarse y tener hijos, por lo que están intentando organizarse para emprender la búsqueda de los retoños.

(E)

TE RECOMENDAMOS