Blanca Ida Saavedra siempre quiso ser una letrada. Las condiciones económicas en las que vivía en Uruguay con sus padres y 8 hermanos no le permitieron avanzar. Solo llegó hasta el tercer grado, pero a sus 93 años esta adorable bisabuela cumplió su sueño y terminó la primaria.

Sus aspiraciones no terminan allí. Esta inspiradora bisabuela va a la escuela tres veces a la semana y quiere continuar los estudios que reinició  de la mano de su bisnieta que es maestra. Para ella no hay límites, ni siquiera su deficiente visión, publica Caracol Noticias.

Blanca Ida dejó la escuela y se dedicó al cultivo del maíz para el sustento de su familia. Además, tenía que caminar varios kilómetros para llegar al colegio. Como solo tenía un par de zapatos, se los quitaba para caminar y al llegar a su salón de clases se los ponía para no gastarlo.


Lo que vivió en su niñez hizo que incentivara a sus cuatro hijos a estudiar y lograr el título académico que ahora ella consiguió con su esfuerzo y alegría a los 93 años. (I)

 Lea también:

TE RECOMENDAMOS