Tiene 47 años y sobre su conciencia pesa la muerte de 7 personas. Lao Rongzhi no actuaba sola y, luego de que capturaran y ejecutaran a su pareja y cómplice homicida, permaneció prófuga de la justicia durante 20 años. Las autoridades chinas la capturaron y pagará la pena de muerte por ser una asesina en serie.

Un tribunal de Nanchang, en China, la encontró culpable de homicidio, robo, secuestro y extorsión. Cuando conoció a su novio, Fa Ziying, tenía 19 años y trabajaba como maestra en una escuela de Jiujiang, dijo el diario La República.

Desde 1996, la mujer y su compañero, Fa Ziying, cometieron varios delitos en diferentes ciudades al este chino. En uno, mataron a un empresario llamado Xiong Qiyi, a su esposa y su hija de solo 3 años. Luego, robaron la vivienda y huyeron, publicó la agencia EFE.

La asesina en serie fue detenida en 2019 en Xiamen. Desde ese momento, aseguró que Fa Ziying la maltrató y obligó a participar en los crímenes. Luego de la ejecución de su novio, vivió con nombres falsos y trabajó en clubes nocturnos. “Me puse pantalones durante mucho tiempo porque tenía la piel llena de moratones por las palizas que me daba”, declaró.

Sin embargo, este testimonio no la eximió de la culpa que fue calificada por las autoridades como “extremadamente graves”, destacando la “profunda maldad de la acusada”.

Sobre las ejecuciones en China, EFE dijo que las cifras no son reveladas, pero que en el informe relativo a la pena capital de 2019 de Amnistía Internacional, dice que “se cree que se han llevado a cabo miles de ejecuciones”. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS