En Arizona, Estados Unidos, analizan la opción de utilizar cianuro de hidrógeno para ejecutar a los presos sentenciados con la pena de muerte, de acuerdo con un reporte de France24.

Con esta potente sustancia química, el “Zyklon B”, fueron asesinados miles de personas en los campos de concentración nazi; por lo que muchos consideran que están lejos de abandonar la pena de muerte. Sin embargo, las autoridades aseguran que está buscando una vía “más humana” para matar. Para ello, presuntamente reacondicionan la cámara de gas de una prisión con el químico mortal que usaron los nazis en el Holocausto.

La decisión de aplicar la pena de muerte usando esta sustancia,  ha causado consternación a las organizaciones y activistas de los derechos humanos y, sobre todo, a los supervivientes del campo de Auschwitz. Ellos fueron testigos de la utilización de este letal gas para asesinar, durante la Segunda Guerra Mundial, a más de un millón de prisioneros y otros campos de exterminio de judíos, polacos y gitanos.

Hornos crematorios de los campos de concentración nazi en la Segunda Guerra Mundial. Foto: Pixabay / Alanbatt.

“A sus ojos se trata de un acto vergonzoso e indigno de cualquier democracia y, además, insulta a las víctimas del Holocausto”, dijo indignado Christoph Heubner, vicepresidente ejecutivo del Comité Internacional de Auschwitz.

El diario The Guardian, citado por la AFP, obtuvo documentos y facturas del Departamento Correccional de Arizona, sobra la compra de productos para fabricar el cianuro de hidrógeno. Robert Dunham, director ejecutivo del Centro de Información sobre la pena de muerte, dijo al medio británico que el protocolo de Arizona para las ejecuciones sería el cianuro de sodio. Señaló que estos oficios sugieren que si el Estado no puede conseguir drogas de inyección letal, nos estamos preparando para las ejecuciones con gas cianuro”.(I)

TE RECOMENDAMOS