La cantante Alejandra Guzmán reapareció públicamente en el programa “Me lo dijo Adela”, con la periodista Adela Micha, este lunes, para hablar sobre el escándalo de abuso sexual que destapó su hija Frida Sofía en contra de su abuelo Enrique Guzmán.

Allí sostuvo que ella considera que toda la polémica se debe a que Frida padece de un trastorno límite de personalidad, conocido como Borderline Personality, que influye en la forma en que el paciente piensa y siente sobre sí mismo y los demás, de acuerdo con el portal Mayo Clinic.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Frida Sofia (@ifridag)

“Yo tuve que mandar a Frida un colegio porque trataron de secuestrarla, ella tenía apenas 12 años. Yo la llevé al mejor colegio… en el cual el último año se le diagnosticó Borderline Personality”. Yo fui al colegio y un terapeuta me dijo de esta condición y desde entonces yo he tratado de ayudar a Frida, de tenerla bajo medicamentos. Pero a veces no terminábamos la terapia o a veces no tomábamos las medicinas como debía de ser. Ha sido muy difícil para mí”, confesó.

El origen del resentimiento de Frida Sofía contra Alejandra Guzmán

Luego de tener el diagnóstico de su enfermedad, la artista reveló que su hija tuvo una fuerte crisis en su adolescencia, razón por la cual, siguiendo las instrucciones de los médicos, decidió internarla en una clínica.

“Hay una ira, hay un resentimiento… yo recuerdo cuando ella tenía 15 años que yo estaba en rehabilitación y yo pedí a los terapeutas que me dieran un consejo porque ella estaba muy mal y ahí fue cuando yo la interné, yo creo que por eso ella tiene resentimiento hacia mí”, expresó.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alejandra Guzmán (@laguzmanmx)

Además, aseguró que su “ira desbocada” también puede deberse a que le dejó de dar dinero para su manutención, pues quiere que ya se independice.

Ante la gran pregunta de cómo puede estar segura de que su padre no abusó de su hija, Alejandra respondió: “Porque lo sé, porque sé que es un gran hombre, es mi padre, porque me dio la vida, porque es un personaje que trabaja de toda la vida, porque una vez me pidió perdón por los golpes que le dio a mi madre”.

La artista mexicana reiteró a la audiencia que el desorden mental que padece Frida la “hace decir cosas que igual ella cree que son ciertas”, por lo que decidió apoyar a Enrique Guzmán pues ella misma se vio atacada por su hija ante cuestiones que no se han podido comprobar.

(E)