Los afrodisíacos son esencias que excitan o estimulan el deseo sexual, según la definición oficial. Pero contrario a las creencias, no se trata de menjurjes, pociones ni hechizos. En esto de las fórmulas amorosas los cinco sentidos son parte importante para conseguir sus fines: sublimar el sexo entre los amantes y el olfato se lleva los honores, según reseña Vogue.

Los aromas dominan el arte de la atracción y seducción silenciosa. Son muchas las notas olfativas que se utilizaban para atraer a la pareja, explica Johan Bergelin, perfumista. El olfato es un sentido poderoso y la memoria olfativa es muy personal, pero sí existen fragancias capaces de estimular el encuentro sexual, de acrecentarlo y prolongarlo.

cómo estimular el deseo sexual
Fragancias que se usan desde la antigüedad para potenciar el aroma corporal de cada persona. Foto de Freepik.

La rosa, la naranja amarga, el sándalo, el almizcle, la lavanda, el jengibre, la vainilla o el jazmín son notas afrodisíacas. El jengibre levanta el ánimo y aumenta el flujo sanguíneo. El jazmín estimula la libido y favorece la intimidad con su exuberante y dulce fragancia. La vainilla es un afrodisíaco que ayuda a relajarse y el nardo es extremadamente sensual.

En el caso de los hombres, quizás se podría buscar aromas afrodisíacos con componentes que aumenten la testosterona. Para ellos la lavanda, el jazmín, la vainilla y el jengibre. Para ellas, la rosa, la canela, el ylang-ylang. En común, el sándalo. Sin embargo, cada nariz es diferente. (E)

TE RECOMENDAMOS