maestra Natalia subia
En noviembre de 2019, familia de Natalia Subía, amigos y estudiantes de la Universidad Central del Ecuador y familiares de otras personas desaparecidas realizaron una búsqueda de restos o pistas. Foto: Instagram @contrapique

En el caso de Natalia Subía, que conmueve a Quito, hay dolor por la pérdida de esta maestra y muchas preguntas en torno de qué, y principalmente quién, la llevó a la muerte.

La maestra Natalia Subía desapareció en septiembre de 2018. Tiene una hija. Foto: Instagram @contrapique

Natalia Subía salió de su casa  la mañana del 15 de septiembre  de 2018 con rumbo a una farmacia. No volvió y de eso han pasado 2 años y 10 largos meses. En marzo de 2019 hallaron en una quebrada restos del cráneo y hasta la fecha la familia ha vivido una pesadilla a cuentagotas. En noviembre de ese 2019 confirmaron que los huesos pertenecían a Natalia y su hermana Isis drenó su dolor en un mensaje publicado en la cuenta @contrapique. Este miércoles 21 de julio recordamos las palabras:

“…añoro levantarme por tu voz, golpeabas mi puerta diciendo ñaña ábreme. Ahora nadie golpea mi puerta. Extrañamos desde la más mínima cosa, una comida preparada por ti, comer en la mesa con tu compañía, compartir la comida china que tanto te gustaba. Ir a comprar como niñas de 10 años. Te extrañamos, tus sobrinos preguntan por ti. no sabemos ya que responderles. No sabemos como tranquilizarlos ni nosotros podemos con la tristeza. Tu mamita, tu papito, tu pequeña hija, hermanos y tantos sufrimos por no saber nada de ti. Nuestra vida cambio, nos arrebataron una parte de nuestro corazón…”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Alex (@inzoomiso)

En noviembre de 2019  en la cuenta @inzoomiso publicaron el mensaje: “(…) En la habitación de Natalia Subía está su ropa de trabajo, los juguetes con los que entretenía y educaba a su hija, a sus sobrinos y a sus alumnos”.

Natalia Subía, de 33 años, trabajaba como maestra parvularia. Foto: Instagram @inzoomiso

El cuerpo de la maestra ha sido encontrado por partes, desde marzo de 2019. El pasado 11 de julio  en la misma quebrada, que está detrás de la Facultad de Educación Física de la Universidad Central del Ecuador, localizaron huesos de una pierna. La ropa (licra negra) y calzado (Converse, negro) que llevaba aquel 15 de septiembre ayudó a dar el primer sí sobre la certeza de que sean de Natalia Subía. Falta esperar por el ADN. (I)

Lea también: