Se estima que más de 100,000 norteamericanos fallecieron por sobredosis de estupefacientes en un año durante la pandemia de covid-19, siendo la cifra anual más elevada que se ha registrado en el país.  

Según los datos arrojados por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) los fallecimientos por sobredosis subieron un 28,5% en los 12 meses que culminaron en abril pasado. 

 El portal de noticias BBC, indica que los expertos manejan la idea que las sobredosis probablemente se elevaron debido al costo psicológico provocado por la pandemia y al fácil acceso a opioides sintéticos como el fentanilo. 

De los 50 estados que conforman los Estados Unidos solo cuatro entidades no aumentaron sus números de personas con sobredosis. 

Las cifras de sobredosis crecieron exponencialmente  

Por medio de la información obtenida de los certificados de defunción, los CDC calculan que 100.306 personas perecieron por sobredosis entre abril de 2020 y abril de 2021, en contraste con las 78.056 muertes que se registraron el año anterior.   

La experta en abuso de drogas y profesora asociada de epidemiología en la Universidad de Columbia, Katherine Keyes explicó, que si bien los fallecimientos por sobredosis se han elevado “exponencialmente” durante los últimos años, la pandemia “agregó más leña al fuego”. 

Keyes detalló que los datos disponibles indican que había más personas que consumían drogas solas, “lo que sabemos que es un factor de riesgo de sobredosis”, y agregó que también hubo una disminución en el acceso a los servicios que podrían apoyar la prevención de sobredosis.   

Las cifras de fallecimientos por drogas han sobrepasado a las producidas por armas de fuego, accidentes automovilísticos y la gripe. 

Las entidades donde se registraron la mayor elevación de muertes por sobredosis fueron Vermont, con una tasa que aumentó en un 70%. Luego le siguen West Virginia (62%) y Kentucky (55%). 

Un problema que se puede evitar  

La directora del Centro Lerner para la Promoción de la Salud Pública de la Universidad de Siracusa, Shannon Monnat, asegura que los fallecimientos por sobredosis son “una tragedia estadounidense que se puede evitar”.  

Inclusive estima que después de que la pandemia termine es probable que las sobredosis sigan aumentando, “tenemos que atacar esta crisis desde múltiples ángulos”.  

Entre las posibles soluciones a esta situación se encuentran las tiras reactivas de fentanilo que detectan esta sustancia y los sitios de consumo supervisado donde los usuarios pueden ser controlados y comunicados con los servicios de atención médica.  

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS