Solo 5 centavos de dólar llega a un productor de cacao cuando se vende a un dólar una barra de chocolate en Europa. La diferencia de ingresos es más amarga cada año.

Por ejemplo, en 2020, Ecuador, principal exportador de cacao en Latinoamérica, obtuvo 800 millones de dólares por la exportación de cacao, mientras que Alemania ganó 6 mil millones de dólares por llevar chocolate al mundo.

La realidad del negocio cacaotero la devela un reportaje audiovisual de la cadena DW de Alemania, titulado Cacao ecuatoriano vs. chocolate alemán, divulgado el fin de semana.

El cacao está en el ADN de Ecuador

El cacao es una "pepa de oro" para Ecuador. Imagen tomada de Instagram @museocacao

Ecuador exporta cacao desde los tiempos de la Colonia, afirma Francisco Miranda, presidente de Anecacao. Puede decirse que este aromático y preciado rubro está en su ADN. “Es parte de la cultura nacional la siembra y la cosecha”.

El cacao es originario de América Latina, aunque África tiene ahora el primer lugar como productor, que antes exhibía la región. Producir no más no significa ganar más, señala DW y expone más cifras en una balanza desigual.

Unos 140 mil millones de dólares es capaz de mover, cada año, la industria chocolatera. La gran fábrica de cacao mundial está en África que suministra el 70% de los granos, de acuerdo con el medio alemán.

Exponen que son cinco los países duros en producir cacao en América: Colombia, República Dominicana Brasil, Perú y sobretodo Ecuador.

En América Latina hay 330 mil productores y son más de 750.000 toneladas que logran llevar a grandes mercados cada año.

Sin embargo, en 2020, los grandes exportadores de chocolate fueron Alemania, Bélgica, Países Bajos, Canadá y Polonia, paradójicamente, acota DW, en ninguno de ellos se cultiva una sola planta de cacao. Pero son los que más dólares se llevan.

Análisis de la situación

Para Anecacao, el modelo proteccionista europeo no cambiará y lo que pide es que les permitan competir en igualdad de condiciones.

Miranda, viendo en el espejo de justicia, opina que siempre que los dejen llegar a Europa con todos los chocolates ecuatorianos, es sano que lleguen al país los chocolates del viejo continente y hasta los de Estados Unidos.

Sabe Miranda de un gravamen que aplican, por ejemplo, Costa de Marfil y Ghana. Se llama diferencial de ingreso para la vida, pero lo considera un impuesto a la burocracia africana.

“Las industrias chocolateras estadounidenses y europeas se lucran mientras los productores de cacao apenas pueden subsistir. Un modelo de negocio que podría volverse en contra de todos”.

Lea más en el siguiente reportaje de DW en Español.

(I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS