Una mujer de 27 años que ingresó a un hospital con síntomas de tuberculosis, entre ellos tos, fiebre y mucosidad espesa recibió tratamiento con antibióticos durante seis meses, pero los problemas persistieron y al hacer nuevos estudios descubrieron que tenía un condón alojado en uno de sus pulmones, publica Milenio.

Una radiografía de tórax reveló lesiones en el lóbulo superior derecho de un pulmón y los médicos comenzaron a estudiar el caso con mayor detalle. Nuevas imágenes revelaron "una estructura en forma de bolsa invertida asentada en el bronquio". Aunque el objeto estaba deteriorado se logró identificar que era un preservativo, indica el informe médico de la Biblioteca Nacional de Medicina.

Para el momento no hubo explicación de cómo pudo llegar el condón al pulmón, pero los médicos indagaron con la paciente. Ella recordó que durante una relación sexual con su esposo, el preservativo se aflojó e inmediatamente “había experimentado un episodio de estornudos o tos", según el texto.

Sin embargo el equipo consideró que el condón en sí mismo no causó la lesión pulmonar, sino que fue producto de infecciones derivadas de la obstrucción, y la movilidad del objeto retrasó los síntomas que permitieron descubrirlo. Quizá por vergüenza, “la pareja dudó en revelar, o no relacionó la inhalación de un condón con el desarrollo posterior de tos”, acota el informe. (I)

TE RECOMENDAMOS