¡Y llegamos a los Juegos Olímpicos Tokio 2020! Finalmente, 16 meses después de lo previsto, este viernes 23 de julio el mundo podrá ver la ceremonia inaugural de la gran cita deportiva, que no solo ha tenido que ponerse en cuarentena por la COVID-19 y redimensionar la logística en medio de la pandemia, sino que también ha debido encarar escándalos y renuncias por comentarios de funcionarios que han rayado en lo misógino, bromas sobre el Holocausto y hasta en acoso escolar.

La última y más inoportuna de las tormentas que afectan a los Juegos Olímpicos estalló a horas de la ceremonia de inauguración y se llevó por delante a dos figuras claves para la organización del evento: su director creativo y uno de los compositores musicales, que además son dos conocidas figuras artísticas en Japón, publicó la agencia EFE.

 En tierras niponas verán acción más de 10 mil atletas. El gran reto: encarar la COVID-19. Tan solo la mañana de este jueves, las autoridades de Tokio contabilizaron 1.979 nuevos casos.

Los Juegos Olímpicos y su seguidilla de escándalos

    1. En febrero pasado se dio un escándalo generado por una posición machista. Se presentó la dimisión del expresidente del comité organizador, Yoshiro Mori, después de la polémica generada por sus comentarios en una reunión donde daba a entender que las mujeres hablan demasiado, reseña EFE.
    2. Poco después, otro director artístico de los Juegos Olímpicos, Hiroshi Sasaki, abandonó su cargo también tras airearse  su propuesta para que la popular actriz y humorista nipona Naomi Watanabe apareciera caracterizada como un cerdo en la ceremonia inaugural.
    3. El lunes 19 de julio, el compositor de la música para la ceremonia inaugural de Tokio 2020, Keigo Oyamada, anunció que renunciaba al cargo por el escándalo generado por unas entrevistas que concedió en los ’90, en las que admitía acosos a compañeros de clase discapacitados durante su infancia. Oyamada, de 52 años y conocido artísticamente como Cornelius, afirmó que había sometido a una serie de actos denigrantes a compañeros de clase «sin ningún arrepentimiento», entre ellos algunos con discapacidades.
      Ciudadanos indignados protestaron y Oyamada ofreció «sinceras disculpas» por «haber incomodado a mucha gente» y por sus «acciones extremadamente inmaduras”.
    4. Este jueves, a escasas 24 horas de la jornada inaugural en Japón, uno de los directores artísticos de la ceremonia de bienvenida de los Juegos Olímpicos también dimitió tras las críticas recibidas por bromear sobre el Holocausto hace años. Kentaro Kobayashi, de 48 años, pidió disculpas por «sus expresiones extremadamente inapropiadas» que hizo «cuando era muy joven». Lamentó «no ser capaz de hacer sonreír a la gente» y «haber faltado al respeto causado incomodidad», y asumió que la mejor opción era «dejar de trabajar» para los Juegos de Tokio.

(D)

Lea también: