Khalida Popol actualmente está refugiada en Dinamarca. Foto: @khalidagirlpower.

Las mujeres de Afganistán están con miedo y por ahora no salen a las calles en Kabul y el resto de las ciudades que controlaron los talibanes. Hay incertidumbre sobre lo que va a ocurrir con los derechos que venían recuperando, y que le pertenecen, desde hace décadas. Entonces, ante la falta de una comunicación, prefieren resguardarse en sus hogares, según lo informa AFP.

Sin embargo, una de las pioneras del fútbol femenino de Afganistán, Khalida Popal, refugiada en Dinamarca, sirve de vocera para las mujeres que integran la selección nacional de este país. Entonces, en un diálogo con la AP, expresa que las chicas "ahora temen por sus vidas porque los talibanes han recuperado el control del país después de dos décadas", reseña el portal Proceso.

En consecuencia, el consejo de Popal hacia sus colegas es que huyan de sus casas o se escondan. Además, les sugiere que tengan cuidado con sus vecinos que saben la actividad deportiva que realizan, terminantemente prohibida bajo el régimen talibán anterior. "Las he alentado a que eliminen sus canales de redes sociales, fotos, que huyan y se escondan", sostiene.

Y añade: "Me rompe el corazón debido a que todos estos años hemos trabajado para incrementar la visibilidad de las mujeres, y ahora le estoy diciendo a mis mujeres en Afganistán que se escondan y desaparezcan. Sus vidas están en peligro".

Mujer pionera en el fútbol femenino de Afganistán

Siendo una pequeña de 11 años, Khalida Popal huyó de Kabul en 1996, cuando los talibanes se hicieron con el gobierno de Afganistán. En ese entonces se fue hacia Pakistán, país vecino, y desde allí comenzó a jugar al fútbol y a servir de activista de los derechos de las mujeres.

En el 2007 integró la primera selección nacional de fútbol femenino de su país, en la que se mantuvo hasta el 2011. Desde ese entonces se convirtió en la directora de la Asociación de Fútbol de Afganistán y así promovió a que las niñas se interesaran en la práctica del deporte. Pero, a pesar de que los talibanes no dominaban el territorio, ella y sus compañeras eran víctimas de amenazas.

Dicha situación la llevó a refugiarse en Dinamarca desde el 2016 hasta la actualidad.

 

(D)

Lea también

TE RECOMENDAMOS