Alfonso Ponce da rienda suelta a sus nuevas ideas en un taller artesanal que es de tradición familiar. Foto: Diario Qué!
Prisilla Jácome
Diario Qué!

Que los recuerdos ecuatorianos que se comercializan en el Mercado Artesanal de Guayaquil sean principalmente hechos en China, a Alfonso Ponce le parece un despropósito. Podría decirse que incluso le indigna por el sinsentido. Como artesano cuestiona que en el país, especialmente en la Costa ecuatoriana, no exista una producción propia de souvenirs que además hablen de la historia y la cultura local.

“La Sierra tiene un fuerte llamado de colores, de texturas y de patrones, como los ponchos andinos, pero en la Costa no. ¿Cuáles son los colores y las formas de la Costa? Lo único que queda de la Costa son las cerámicas de las culturas ancestrales”, explica. Es así como este joven guayaquileño centró su atención en las piezas precolombinas locales, específicamente de la cultura Valdivia, y las convirtió en las musas de su inspiración para una colección de joyería que hace mucho tenía en mente realizar.

Al rescate de las raíces costeñas

Para crear sus propuestas, Ponce se planteó dos preguntas fundamentales: ¿qué usaría un chico o una chica que estuvo por Ecuador y se enamoró del diseño que vio en un museo local? y ¿qué usaría esa persona para salir a una fiesta en Quito, en Montevideo, en Buenos Aires, en Madrid o en Berlín? Sí, porque la idea de Ponce es exportar cultura.

Tras recorrer muestras -como la exhibición permanente del Museo Antropológico y de Arte Contemporáneo (MAAC) llamada “Los 10.000 años del antiguo Ecuador”-, estudiar bibliografía y también dar su propia lectura a lo ancestral, el ceramista hizo migrar a la historia a una etapa más contemporánea, marcada por el diseño Bauhaus. Es así como su propuesta basada en la cultura Valdivia destaca por nuevas formas sencillas y geométricas que, sin embargo, conservan dimensiones y volumen.

Son 60 piezas las que conforman la colección creada por Ponce e incluye distintos tipos de elementos como platos, joyeros, cofres y dijes en collares. Una variedad que destaca en tonos como el verde azulado, el rojizo o incluso el “desnudo”, denominado así por mantener solo el color del material del que está elaborado.

Esta colección, la primera de joyería cerámica, se lanzará oficialmente este 25 de noviembre, a las 18:00, en la MAAC en Guayaquil. Todas las piezas estarán a la venta. (I)

Lea además:

TE RECOMENDAMOS