Un tapir, un búho coronado, un oso andino, un cusumbo y un cóndor, son parte de los animalitos rescatados que pasaron a recibir atención y cuidados en el zoológico de Quito. Desde el mes de enero a la fecha han recibido gran cantidad de animales cuya principal causa de su llegada es la extracción de su hábitat para el tráfico, comercio o convertirlos en mascotas, algunas de la especies se encuentran en estado vulnerable de extinción. Acá te presentamos las cinco historias de sus rescates.

Tapir

Es una hembra de tapir amazónica, muy tierna, de 20 meses, que llegó a Quito tras ser rescatada por el zoológico del Coca. La pequeña curiosa vivió al menos cuatro meses como mascota. El zoológico expone en su cuenta en Instagram que la tapir es "extremadamente curiosa, se acerca sin miedo a las personas". Explican que debido a su contacto con humanos no podrá regresar a su hábitat natural. Ella está improntada, es decir, generó cercanía y dependencia hacia los humanos y le sería imposible sobrevivir en la vida silvestre.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zoológico de Quito (@quito_zoo)

Búho coronado

Llegó al zoológico cuando era un polluelo con plumas rotas pero sin graves heridas que impidieran su recuperación. Lo rescataron en el sector de Guamaní, en el sur de Quito. Un guardapáramo y una moradora del sector, lo encontraron sin poder volar y en riesgo de ser atacado por perros. El pequeño fue atendido, lo mantienen en observación y será trasladado a un centro de fauna silvestre donde seguirá recuperándose.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zoológico de Quito (@quito_zoo)

Oso andino

Lo nombraron Yumbo, este pequeño fue rescatado en 2013, en la comunidad de Santa Lucía en el Distrito Metropolitano cuando tenía un poco más de un kilo y unos 45 días de nacido. La cuenta del zoológico explica que se cree que estuvo varios días perdido antes de finalmente ser rescatado. Yumbo, de pelaje negro y ojos juguetones, volvió a su hábitat en los bosques tras cumplir dos años. Se despidió con una última mirada a sus cuidadores cuando estos abrieron la jaula que lo devolvió a la libertad.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zoológico de Quito (@quito_zoo)

Cusumbo

La pequeña cría llegó al zoológico por medio de una personas que lo llevó al lugar. Un hombre en Manabí la encontró cerca de un árbol y decidió llevarla a su casa pero tras los maltratos que su hijo le daba al animal decidió venderla aunque finalmente la cambió por una funda de tomates. Su nuevo "propietario" no supo atenderla y la entregó al zoo. Actualmente, la cusumbo está en estricta atención veterinaria para mejorar su condición de salud.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zoológico de Quito (@quito_zoo)

Cóndor

Es el más reciente integrante de la familia del zoo y es que el ejemplar fue rescatado el pasado 9 de mayo por una pobladora de la comunidad de Gualabí, parroquia San Pablo del Lago en la provincia de Imbabura. El animal estaba en mal estado y herido por cuatro perdigones. Aunque no presenta fracturas, tiene alteraciones en sus sacos aéreos y enfisema subcutáneo en la zona del pecho, reseña el zoológico. Seguirá bajo observación por parte del personal veterinario hasta lograr su completa recuperación.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Zoológico de Quito (@quito_zoo)

(I)

TE RECOMENDAMOS