Noticias

3 Mar 2021 17:47
La historia sin fin de los niños nacidos de violaciones durante genocidios, quienes continúan luchando contra el trauma buscando su identidad
Una vista general de un barrio en Muhanga, Ruanda, el 6 de diciembre de 2020.Foto de Lucie PEYTERMANN / AFP

Luego de 27 años los niños que nacieron de violaciones en Ruanda durante el genocidio de 1994 crecieron con el estigma de ser “hijos de verdugos” y continúan luchando contra ese trauma buscando su identidad, mientras trabajan por construir un futuro, analiza AFP.

Patrick, un joven de 26 años, que nació y creció en esas circunstancias revela que intentó suicidarse dos veces cuando tenía 11 y 22 años pues no sabe quién es su padre y eso es vergonzoso en Ruanda. “La sociedad no podía aceptarme. No les importaba ni a los tutsis ni a los Hutus (…) Mi futuro será muy complicado sino conozco mi pasado”, dice.


Una vista general de un barrio en Muhanga, Ruanda, el 6 de diciembre de 2020.Foto de Lucie PEYTERMANN / AFP

Quienes viven de esta manera crecieron bajo la sombra del genocidio contra los tutsi ejecutado por el régimen Hutu en el poder, "que causó casi un millón de muertos en 1994", reseña France 24 en un video de You Tube publicado cuando la masacre cumplió 25 años. Según estimaciones de la ONU, al menos 250.000 mujeres fueron violadas  lo que provocó miles de estos nacimientos.

La madre de Patrik, Honorine cuenta que quedó embarazada al ser violada por milicianos hutus. Crió a su niño "sin amor". Logró casarse, pero su pareja rechazó al menor diciendo que era “hijo de asesino”. La existencia de estos hombres está vinculada a lo que le pasó a sus madres haciendo que el “genocidio perdure por tiempo casi infinito”. (I)