Noticias

24 Ene 2021 13:00
Millones de cubrebocas que no se desechan correctamente terminan afectando el ecosistema silvestre y marino
En Malasia se han visto monos macacos mordiendo las tiras de los tapabocas. Foto: AFP

Lo que para el ser humano ha servido de protección, para la vida silvestre se ha convertido en un peligro mortal. Las mascarillas desechables que se usan durante la pandemia de la COVID están demostrando la falta de conciencia por la naturaleza.

A diario se encuentran tapabocas de un solo uso tirados en las aceras, avenidas, e inclusive en las playas de todo el mundo. Esto, desde que los países comenzaron a exigir su uso en lugares públicos, como medida de prevención ante el coronavirus.

Distintas organizaciones han encontrado millones de tapabocas y guantes en sus jornadas de limpieza. Foto: AFP

Desde entonces, aves, monos y criaturas marinas han aparecido atrapadas en grandes cantidades de máscaras desechables que ensucian sus hábitats. Estos elementos de protección estarían dañando el medio ambiente. Ecologistas aseguran que el mayor impacto está en el agua, pues afectan los ecosistemas marinos, importantes para la salud del planeta.

Pese a que varias fundaciones y autoridades instan a que las personas boten estos artículos de forma separada del resto de la basura, se evidencia poca responsabilidad por el cuidado del planeta. (I)