Ya han transcurrido dos semanas desde la intervención que realizara la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas en la Penitenciaría del Litoral,  de Guayaquil, y siguen saliendo a la luz situaciones irregulares en este centro de reclusión que fue escenario de una de las masacres más cruentas en la historia de Ecuador, el pasado 28 de septiembre con saldo de 118 muertos.  

De acuerdo con el parte policial presentado por el comandante de la Policía de la zona 8, Fausto Buenaño,  una mujer estuvo contra su voluntad dentro de la celda del jefe de "Los Choneros", alias "Fito", de acuerdo a un reporte de Teleamazonas.  

El comandante explicó que la víctima estaba vestida como una guía penitenciaria, y que la situación fue alertada por un oficial de la Policía Nacional quien realizó el procedimiento de rigor ante estos casos. En las declaraciones que rindió la mujer ante el Ministerio Público, aseguró que su permanencia dentro de la celda fue totalmente contra su voluntad.  

Aunque durante la entrevista el comandante no dio detalles de quién era la mujer que estaba en la celda de alias "Tito", de acuerdo  Ecuavisa es la pareja de uno de los cabecillas de "Los Choneros", quien había ingresado al penal el pasado 27 de septiembre, pero no fue sino hasta el 2 de octubre cuando se conoció su presencia en la penitenciaría. Esta situación es investigada por parte del equipo de Asuntos Internos de la Policía Nacional de Ecuador. 

Pero este caso no fue el único, en el registro cronológico que se tiene de todo lo sucedido en los días que duró la toma de la Penitenciaría de Guayaquil, reposa información de la retención por parte de los reos de máxima seguridad de otras tres mujeres, que, tras las labores de los agentes de la DGI, lograron ser puestas en libertad.  

Los crímenes se manejan desde la Penitenciaría de Guayaquil

Toda la situación generada durante la intervención carcelaria, también dio pie para conocer otras irregularidades. Buenaño informó que los delitos y muertes violentas en las calles del país y en especial de la zona 8 habían bajado considerablemente durante estas últimas semanas, lo que les permite asegurar que estos actos delictivos eran orquestados desde dentro de la cárcel. 

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS