Los Parques Nacionales son un símbolo de riqueza natural del Ecuador. Foto: Tomada del MAE

Con más de 18,4 millones de hectáreas bajo el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, que alberga 60 áreas protegidas en todo el territorio nacional, el Ecuador conserva el 20,29 % del territorio terrestre nacional y el 12,07 % del territorio marino nacional bajo alguna categoría de protección.

Según el Código Orgánico del Ambiente, en su artículo 41, se reconoce que las categorías que conforman el Sistema Nacional de Áreas Protegidas son: Parques Nacionales, Refugio de Vida Silvestre, Reserva de Producción de Fauna, Área Nacional de Recreación y, Reserva Marina.

Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua, reconoció que “las áreas protegidas, en su conjunto, representan un valor incuantificable en materia de conservación del patrimonio natural del Estado y sus servicios ecosistémicos como la provisión de agua y generación de aire limpio, aspectos esenciales para la vida y el desarrollo sostenible de la población”.

Cada 24 de agosto se celebra el Día Internacional de los Parques Nacionales, verdaderos tesoros naturales que tienen el objetivo de conservar paisajes, ecosistemas y especies. La categoría de “parque nacional” implica una alteración mínima de los territorios y escasa presencia humana. Gracias a ello es posible preservar los rasgos ecológicos culturales y estéticos de estos espacios.

El primer espacio reconocido bajo esta categoría en Ecuador fue el Parque Nacional Galápagos, en 1959. A ese espacio se han sumado otros 12 parques nacionales: Machalilla, Cayambe Coca, Cotacachi-Cayapas, Cotopaxi, Llangates, Sangay, El Cajas, Podocarpus, Yacuri, Sumaco-Napo-Galeras, Río Negro Sopladora y Yasuní.

Los parques nacionales, que se distribuyen en 3’736 583 hectáreas de territorio, se caracterizan por albergar diversidad de especies de flora y fauna, tienen rasgos geológicos y hábitats de importancia para la ciencia, la educación y la recreación.

Estos espacios se diferencian de otras categorías porque se priorizan las actividades de conservación, investigación y monitoreo ambiental. En su interior también es factible llevar a cabo turismo de naturaleza. (I)

TE RECOMENDAMOS