Migrantes varados en Ciudad Juárez, México, denuncian violencia, miedo e impunidad durante la larga travesía que los llevó hasta esta ciudad fronteriza, donde tampoco se sienten seguros pese al apoyo de activistas y algunas ONG.

Migrar a los Estados Unidos cada vez deja historias de dolor y humillación. No solo se exponen a los riesgos propios de la travesía por pasos ilegales. También sus vidas corren peligro en manos de los coyoteros (coyotes) y de policías que desvían sus obligaciones.

“Vivimos en un mundo de infierno con las amenazas y la violencia. Cuando venimos el coyote nos maltrataba en el camino y nos golpeaba. Las policías nos quitaron el dinero y nos trataron mal y dijeron que si no callaba me matarían, pero aquí estoy con mi niña de un año", narró a EFE la guatemalteca Gladys Xol, de 20 años.

Ella es una de los decenas de miles de migrantes que han llegado a la frontera norte mexicana en los últimos meses con el afán de cruzar a Estados Unidos, un reflejo de la ola migratoria que vive la región.

Los peligros en la travesía, existentes desde hace décadas, persisten por la amplia presencia del crimen organizado y la presencia de autoridades corruptas.

El hondureño Tito Ángel Castillo, por ejemplo, fue desvalijado por completo junto a sus compañeros de viaje por un grupo armado durante su trayecto.

Era de noche y se encontraba en un monte cuando los delincuentes, con amenazas de muerte, les quitaron todas sus pertenencias. El camino a Estados Unidos es "difícil, hay muchos peligros y uno se tiene que cuidar", remarcó a la citada agencia.

Migrantes desaparecidos

Un ejemplo de los peligros que viven los migrantes en su ruta para llegar a Estados Unidos ocurrió el pasado 25 de septiembre. Trece de ellos, originarios del sur de México, desaparecieron en el municipio de Coyame del Sotol, en el norteño estado de Chihuahua.

Casos como este se repiten a lo largo de la frontera. Uno de los más aterradores aconteció el pasado enero en Camargo (Tamaulipas), cuando aparecieron quemadas 19 personas, la mayoría de ellas guatemaltecas.

A comienzos de octubre, unos 15 ecuatorianos fueron rescatados en Tamaulipas. Con ellos había más de 140 personas, la mayoría procedente de Centroamérica.

Días antes, el periodista Christian Sánchez había publicado en su cuenta de Twitter los números de niños ecuatorianos que han sido encontrados solos, en plena zona fronteriza, entre los meses de octubre del 2020 y agosto del 2021: más de 3.500. ¡Dramático!

Delitos contra los migrantes

En la fronteriza Ciudad Juárez, una de las urbes más pobladas e industrializadas del norte de México, la inseguridad también acecha a los migrantes.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha detectado que sufren principalmente de delitos de robos, secuestros y extorsiones.

Y quienes los padecen son en su mayoría de Guatemala, Honduras y Ecuador, explicó a EFE el coordinador de Comunicación de la OIM para México, Alberto Cabezas, que reconoció que es "difícil" saber quiénes son los "perpetradores" de violencia hacia este grupo vulnerable.

Violaciones a derechos humanos

"Vemos cómo sufren violaciones a sus derechos humanos, cruzan por el desierto y son guiados por los polleros (coyoteros) que en ocasiones los dejan a su suerte", declaró el director de la Casa del Migrante, Javier Calvillo.

Los riesgos de la migración y crueldad de los coyoteros busca constatar "in situ" delegación de Ecuador que viajó, la semana pasada, a México y a Estados Unidos.  (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS