En una destacable acción, un grupo de funcionarios de los Bomberos de Quito rescataron a Luna, una cachorra que cayó unos 70 metros al interior de una quebrada. La pequeña perra de tan solo un año estaba jugando y resbaló. Pero, la pendiente por la que descendió estaba muy resbalosa y empinada. Por lo tanto, le fue imposible regresar por sus propios medios.

"Nuestro equipo llegó al lugar y con un sistema de cuerdas 3 a 1, bajaron por una pendiente de casi 90 grados y fueron en su búsqueda", postearon los Bomberos de Quito en su cuenta de Twitter. Los rescatistas dijeron que Luna agradeció con lamidos y ladridos; asimismo, colaboró en todo momento para hacer menos complicado su ascenso.

Luna regresó con su familia, quienes la describieron como una cachorra "inquieta". Y los bomberos no dudaron en posar con la canina después de la destacable acción.

 

(I)

TE RECOMENDAMOS