Para Camelia Pinto ir al supermercado no es una opción. Ella acude todos los jueves a los contenedores de basura de Corabastos, la central de mercados más grande del país ubicada en Bogotá, en búsqueda de alimentos para su hogar.

"Hay que recoger porque tengo que llevar alimento a mi casa. Tengo 56 años y ¿dónde me van a dar trabajo? Yo estoy muy vieja y me dejaron con mis dos nietos, toca alimentarlos; aquí la comida que botan a la basura está buena”, dice al equipo de RCN Radio.

Plátanos, naranjas, tomates, todo tipo de verduras y hortalizas, desechadas por los trabajadores del mercado, es lo que encuentran. Quienes acuden, todos los miércoles y jueves a Corabastos, aseguran que aún están en buen estado y pueden ser consumidas sin riesgo de contraer alguna enfermedad.  

“Si usted ve hay naranjas, ciruelas, pepinos, todo en buen estado, hay bodegueros que prefieren botarlos a la basura en vez de regalarlos”, dice un vecino.  De hecho, según la Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia, anualmente se desperdician 9,7 millones de toneladas de comida.   

Ante esta realidad, representantes de Corabastos aseguran que dentro de la central hay numerosos planes para el aprovechamiento de la comida. “Tenemos un centro de clasificación de residuos donde se le da provecho a todo lo orgánico que llega allí”, explicó Germán Martínez, jefe de operaciones de la Unión Temporal de Residuos.  

También cuentan con un banco de alimentos, que es distribuido a fundaciones de adultos mayores, niños en condición de discapacidad, mujeres embarazadas. Al mes llegan a recoger hasta 21 toneladas de alimentos.  

(I)

Lea también 

El noble gesto de una pareja estadounidense que entrega comida en la plaza de San Francisco en Cuenca (VIDEO)

¿Cambiar libros por comida? Esta es la desesperada estrategia de "ventas" que aplican los libreros en una plaza de Cartagena

Conoce el proyecto para convertir los residuos cárnicos en comida para perros en Quito (VIDEO)

TE RECOMENDAMOS