Un salón de música es la nueva área que incorporó la Unidad Educativa Santa Luisa de Marillac de la Junta de Beneficencia de Guayaquil para beneficio de sus estudiantes.

El espacio fue inaugurado el pasado martes 16 de febrero y cuenta con implementos profesionales como batería, dos teclados, una consola digital, guitarra eléctrica con amplificación, una guitarra electroacústica, bajo y contrabajo, xilófonos, además de micrófonos inalámbricos y de percepción.

Esta novedad, que beneficiará a 1.300 estudiantes en Guayaquil, se une a la entrega de nuevos equipos para el laboratorio de enfermería y biología.

Entre estos últimos se cuenta una figura muscular del cuerpo humano, una cabeza tamaño natural seccionada en cortes horizontales y un conjunto de modelo de mitosis (células), además de una mesa digital interactiva.

De acuerdo a la Junta de Beneficencia, el salón de música y las mejoras al laboratorio fueron posibles gracias a la Corporación GPF como resultado del programa “Vidas con propósitos”.

Ese proyecto se financió con los $ 80.000 que reunió la corporación a través de la venta de productos de sus marcas Fybeca y Sana Sana. El dinero fue utilizado en los proyectos de Santa Luisa de Marillac y en la remodelación del comedor del Hogar de niñas Calderón Ayluardo.

“Estamos formando un semillero con las primeras estudiantes para formar un conjunto musical” señaló Carlos Vergara, inspector de la unidad educativa, en su discurso de agradecimiento.

Durante la inauguración las alumnas interpretaron varias canciones. Las jóvenes resaltaron la alegría de haber hecho realidad el sueño de contar con un área especial donde aprender de manera profesional.

“Para nosotros es un gusto cooperar con un granito de arena en la obra que hace la Junta de Beneficencia de Guayaquil, es una manera de retribuir por lo que hace por la ciudadanía”, manifestó Enrique Coloma, director de GPF. (I)

TE RECOMENDAMOS