Síguenos en
Publicidad

Comunidad

Lotería Nacional sorteo 6792 del viernes 5 de agosto de 2022: Estos son los números ganadores

Publicado

el

Lotería nacional sorteo
Foto: Loteria.com.ec

Estos son los resultados del sorteo 6792 de la Lotería Nacional que jugó la noche del 5 de agosto de 2022.

Resultado Lotería Nacional sorteo 6792:

El número ganador es el 27137 que premia al entero con 500,000 dólares.

Publicidad
  • Segunda suerte: 56348 se lleva $ 25,000
  • Tercera suerte: 80262 se lleva $ 12,500

Reviva el sorteo de la Lotería aquí:

Para más consultas visite: www.loteria.com.ec (I)

Otros sorteos de Lotería Nacional:

Revise aquí los más recientes resultados de otros sorteo de la Lotería Nacional en Ecuador:

Recuerde que los premios en efectivo y especie caducan a los tres meses.

Qué Noticias!
REDACCIÓN

Comunidad

"Esta es la delincuencia organizada": Pasajeros que fueron víctimas de robo en un bus que cubría la ruta Guayaquil-Babahoyo acusan al conductor de complicidad

Publicado

el

Los robos en las carreteras del país no cesan. Esta vez, delincuentes asaltaron a los pasajeros de un bus de la Flota Babahoyo Interprovincial (FBI) que cubría la ruta Guayaquil-Babahoyo.

El asalto ocurrió en el tramo Durán-Yaguachi. Mediante redes sociales, los afectados denuncian que el conductor del bus recogió a personas sospechosas en el camino.

Publicidad

Según la versión de un pasajero, iban 45 personas en el bus y el conductor hizo subir a cuatro más en la vía, quienes después procedieron con el robo. "Esta es la delincuencia organizada, esto es lo que pasa en la ciudad de Babahoyo", dijo el ciudadano en un video viralizado en redes sociales.

Los delincuentes se habrían llevado alrededor de 20 celulares, además de dinero y otras pertenencias de los pasajeros, mientras que quienes se resistieron al robo fueron golpeados con armas de fuego. (I)

 

Continuar leyendo

Comunidad

Así quedó la motocicleta de dos asaltantes, luego de que moradores de la parroquia Ricaurte, al norte de Cuenca, frustraran un asalto y le prendieran fuego

Publicado

el

Cansados de la delincuencia, moradores del barrio San Francisco de la parroquia Ricaurte, al norte de Cuenca, se unieron para hacer justicia por mano propia. El viernes 30 de septiembre, dos ‘sacapintas’ intentaron asaltar a un ciudadano que retiró dinero de una agencia bancaria.

En una entrevista para el medio digital Crónica Cuenca, el ciudadano comentó que al estar dentro del auto se percató que dos hombres, que usaban chalecos tomates de construcción, se acercaron y él los alcanzó a ver por el retrovisor.

Publicidad

Su primera impresión fue que eran trabajadores, sin embargo los delincuentes intentaron amedrentarlo con un arma de fuego, de aproximadamente 35 centímetros.

Al percatarse del hecho, los trabajadores de una ciudadela se unieron con los vecinos y lograron capturar a un delincuente y a la motocicleta, mientras que otro delincuente huyó.

Luego, los moradores prendieron fuego a la motocicleta, que no tenía placas, y golpearon al delincuente, según se observa en videos difundidos en redes sociales.

Robos en Ricaurte

En la parroquia Ricaurte, los actos delictivos van en ascenso. Hace unas semanas, delincuentes asaltaron una vivienda, y en otra ocasión robaron la memoria de los vehículos que estaban estacionados en un parqueadero.

 

Continuar leyendo

Comunidad

Así es el bosque nublado de Yunguilla, para disfrutar del turismo comunitario y alimentos orgánicos a tan solo 45 minutos de Quito (FOTOS)

Publicado

el

yunguilla

A tan sólo 45 minutos de Quito se encuentra el bosque nublado de Yunguilla. Orquídeas, bromelias, osos, pumas, armadillos, tucanes andinos, pavas de monte, entre otras especies de flora y fauna rodean a una comunidad que aprendió a vivir de y por la naturaleza.

Así describe un reportaje de EFE el hogar de 200 personas, agrupadas en 55 familias que habitan en Yunguilla y que apostaron todo al turismo comunitario desde hace más de 20 años.

Publicidad

Foto: EFE / José Jácome

El bosque nublado se extiende sobre 5.000 hectáreas, actualmente es la tercera área de conservación y uso sustentable del distrito metropolitano de Quito.

Yunguilla, que en idioma quichua significa "el choque de nubes con las montañas", es una comunidad que antes talaba el bosque y que ahora es ejemplo de desarrollo sostenible y turismo comunitario, refiere el reportaje.

Turistas nacionales y extranjeros visitan Yunguilla

En 2019, Yunguilla recibió 7.500 turistas, y un año después ni uno solo por la pandemia. En 2021 llegaron unos 2.500 y esperan cerrar este año con unos 3.500 con el impulso de Quito Turismo, la empresa pública metropolitana de promoción turística de la capital de Ecuador.

Germán Collaguazo, uno de los líderes de Yunguilla, calcula que desde que se abrieron al turismo comunitario, han recibido unos 50.000 turistas entre locales y extranjeros, 20.000 de los cuales han pernoctado (al menos una noche) con las 20 familias del programa de convivencia en hogares, mientras otros se han alojado en casas comunitarias destinadas para el turismo.

Una de las casas del programa de convivencia en hogares en la Comunidad de Yunguilla. Foto: EFE / José Jácome

Construidas con ladrillo y techos de teja, las viviendas tienen todos los servicios y desde sus amplios ventanales se aprecian los distintos tonos de verde de las majestuosas montañas, un paisaje que aparece y desaparece en cuestión de minutos al vaivén de la nubes.

Del pasado oscuro a un presente luminoso

De fácil acceso y a 2.650 metros de altitud, Yunguilla está en medio de dos reservas: la geobotánica del Pululahua y la del Bosque protector de la cuenca alta del río Guayllabamba.

Todo comenzó hace más de dos décadas con un primer proyecto agroforestal y de manejo de los recursos naturales, auspiciado por el Gobierno suizo y con la organización no gubernamental Maquipucuna como intermediaria.

"Antes nos dedicábamos, sobretodo, a talar el bosque para hacer carbón y vender madera. Ese es nuestro pasado oscuro", confiesa Collaguazo.

Y agrega: "Esto fue una idea de 18 locos que querían cambiar el mundo". Incluía capacitaciones, reforestación y agricultura orgánica. Además, en 1997 un grupo de mujeres empezó a preparar mermeladas e instaló una tienda comunitaria.

Hasta entonces, a Yunguilla no había llegado ni un turista y aún así, se capacitaron y le apostaron al ecoturismo. En 1998 llegó un grupo de turistas neerlandeses y la vida le cambió a la comunidad.

"Empezamos a ver que venía gente del otro lado del mundo a ver lo que tenemos acá: la naturaleza", y las caminatas que antes tomaban unas cinco horas a paso de nativo, llegaron a nueve con los turistas "porque querían ir disfrutando cada momento", contó.

Nacieron así paquetes turísticos con distintas actividades, como ordeño, acampada, observación de aves y paseos por caminos precolombinos o de bosque primario, hogar de osos de anteojos.

En una de las rutas se atraviesa por culuncos, unos caminos con paredes de vegetación de hasta siete metros a cada lado.

Unión comunitaria con resultados

El proceso para llegar a convertirse en una comunidad ecoturística continuó con buenos paso. Para finales de 1999 se unieron más vecinos y en el año 2000 conformaron la Corporación Microempresarial Yunguilla.

Si bien el turismo era un pilar de su desarrollo, la comunidad entendió que debía tener otros soportes para sobrevivir, por lo que fortalecieron la agricultura, la ganadería. Ahora venden frutas, legumbres y hacen mermeladas con frutas como chigualcán (papayuela), uvilla (uchuva o aguaymanto), moras y fresas, que cultivan de manera orgánica.

Diana Torres muestra mermeladas de frutas como chigualcán. Foto: EFE / José Jácome

Hasta 180 quesos diarios elaboran en invierno con los 700 litros de leche provenientes de "vacas felices", dice Collaguazo, pues el ganado pasta libre y come sano, sin ningún químico.

Y aunque la autogestión daba buenos resultados, no mejoraba la calidad de vida de los habitantes, por lo que crearon un proyecto de alojamientos en familias, que llevó a los vecinos de Yunguilla a mejorar sus casas y ahora "con o sin turistas, vivimos bien", afirman.

Rosa Proaño, moradora de la comunidad ecoturística. Foto: EFE /José Jácome

Bien lo sabe Rosa Proaño, quien con un préstamo y apoyo de la comunidad, amplió su casa para recibir turistas y voluntarios, y con los ingresos logrados por el turismo, educó a sus seis hijos, uno de los cuales vive en los Países Bajos: "¿Cuándo me iba a imaginar eso?". (I)

Continuar leyendo
Publicidad

Últimas Noticias

Lo más leído