Una discusión marital terminó en una doble desgracia, en un femicidio-suicidio que dejará marcado para siempre a un niño, de apenas 3 años.

Un hombre comenzó a discutir con su conviviente en una avícola. Javier Eduardo Pincay, de 40 años, estaba bastante alterado y sin pensarlo dos veces accionó un arma de fuego en contra de la madre de su hijo, Elizabeth Bailón Guabil.

Eran las 21:00 horas del jueves 14 de octubre cuando el balazo despertó al infante, quien saltó de su cama para presenciar una dolorosa escena: su mamá estaba en el piso. Se desplomó tras ser alcanzada por el tiro en su ojo derecho, describió Machala Móvil.

El pequeño salió corriendo y una segunda desgracia estaba por ocurrir. Pincay tomó la misma pistola y la llevó a su cabeza, segando también su vida.

"Era muy celoso"

El segundo balazo terminó de poner fin a la tranquilidad que había en una avícola del cantón Pasaje, parroquia El Progreso, provincia de El Oro.

La pareja era de Manabí. Tenían otros niños que tras esta desgracia son cuidados por agentes de policía. Un allegado al hombre y a su conviviente, quien tenía 29 años, expresó que Pincay era “muy celoso”.

El informe policial, según Machala Móvil, indica que la detonación despertó al pequeño, quien al ver a su madre sin vida corrió por el susto y en ese momento Pincay se colocó la pistola en la cabeza y se disparó.

Alertados por lo sucedido, fueron llegando a la avícola varias personas a las que correspondió informar al ECU 911 sobre el femicidio-suicidio. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS