Más de 12 horas tardó la cirugía que separó exitosamente a las gemelas siamesas de un año que nacieron unidas por la cabeza en Israel. La compleja intervención requirió un equipo médico de 50 personas y es la primera en su tipo que se realiza en ese país.

Cuando las enfermeras colocaron a las niñas de frente fue mágico. “Se miraron, hicieron ruidos y se tocaron suavemente.  Tenían una comunicación entre ellas tan especial”, dijo a The Times of Israel el doctor Isaac Lazar, director de la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos del Centro Médico de la Universidad Soroka en Beersheba.

“Fue un momento extraordinario cuando las niñas se miraron entre sí por primera vez, después de un año conectadas a sus cabezas, pero sin poder verse, y del increíble gozo que los padres sintieron”, dijo el galeno.

“Se trata de una operación rara y compleja realizada hasta ahora en el mundo apenas unas 20 veces, y por primera vez en Israel”, señaló en una nota de CNN en Español el doctor Mickey Gideon, director de neurocirugía pediátrica del Centro Médico Soroka, donde se realizó la intervención quirúrgica.

Meses atrás, las niñas iniciaron el largo y complicado camino hacia la separación de sus cabezas. En ese trayecto, su piel y tejido del cuero cabelludo fueron estirados con unos expansores, lo que permitió a los cirujanos cerrar el cuero cabelludo tras la operación.

El equipo médico planificó la operación desde antes del nacimiento de las niñas en agosto de 2020. Les llevó meses marcar la ruta de la cirugía a través de modelos 3D y tecnología virtual. Una pequeña equivocación hubiera sido fatal para las bebés. “Los próximos días serán críticos en el proceso de recuperación de las gemelas”, dijo el hospital. (I)

Lea también:

TE RECOMENDAMOS