Una "asesina en serie"  hacía su vida normal en Pifo, una parroquia del nororiente de Quito. Según la Dirección de Muertes Violentas (Dinased), Lissa María C.,  detenida el miércoles 28 de octubre por envenenar a sus dos hijos de 5 y 9 años, podría ser catalogada como una "asesina serie" porque además de la muerte de sus hijos es investigada por dos víctimas más, reseña el diario El Comercio.

La publicación señala que dentro del departamento fue encontrado el cuerpo de un hombre de 28 años que había sido reportado como desaparecido desde el 25 de octubre. Jaime Geovanny era el nombre del joven. Además, Lissa María C. es investigada por una cuarta víctima, un hombre de 48 años, cuyo cuerpo fue descubierto el 11 de junio de 2020.

Temor en Pifo

Indica el diario que las muertes se produjeron por sustancias químicas, en Pifo. Asimismo, la Policía determinó que sería sospechosa de atentar contra cuatro personas más. "El 2 de septiembre de 2020 habría intentado envenenar a sus dos hermanos y a su madre, de 56 años", dijo la Policía. Según indica la nota, los químicos que ingirió la progenitora de la sospechosa le provocaron un derrame cerebral, reseña El Comercio.

El cuarto intento de asesinato de Lissa María habría sido contra una mujer que fue a buscar trabajo en su casa el 5 de octubre pasado, indicaron las autoridades en el reporte. La acusada está detenida en la cárcel de Cotopaxi. El jefe de la Dinased considera que puede catalogarse como asesina en serie porque las muertes fueron "planificadas, con conciencia y voluntad". (I)

TE RECOMENDAMOS