En muchas partes del mundo, donde el proceso de vacunación contra la COVID-19 avanza con mayor aceleración, hay un sector de la población que se niega a aplicarse la vacuna. Bien sea porque escucharon o leyeron algún rumor falso, este sector de la población corre un grave peligro, según lo explica un reciente estudio.

Específicamente en los Estados Unidos, donde la vacunación venía registrando topes excepcionales, ahora las cifras se estancaron. No encuentran la manera de convencer a quienes se niegan a colocarse el fármaco anticovid, indistintamente del laboratorio que las haya desarrollado. Entonces, esto se ha transformado en el aumento del 300% en los casos, en el condado de Los Ángeles, desde el 4 de julio, según reseña CNN en Español.

El mismo portal indica que si se suman los 48 estados de esta nación hay al menos un 10% en el aumento de casos, comparándolos con la semana anterior. Y lo más alarmante de todo es que el contagio es correspondiente a la variante Delta que amenaza con un nuevo brote global. "Para la mayoría de las personas que contraen esta variante delta, será el virus más grave que contraigan en su vida en términos del riesgo de tener que internarlos en el hospital", expresó el Dr. Scott Gottlieb, comisionado de la Administración de Medicamentos y Alimentos de EE.UU. durante la administración Trump.

Personas NO vacunadas contra la COVID-19

Finalmente, la ecuación que hacen los expertos es que a mayor número de hospitalizaciones, mayor cantidad de muertos. Sin embargo, la preocupación es sobre la población no vacunada, debido a que el 99.5% de personas muertas en las últimas semanas, no contaban con ninguna de las dosis de la vacuna contra la COVID-19.

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS