Hacía poco que Claudia Resendiz-Flores, de 28 años, se había mudado al departamento de su amigo James Jones, de 29, y su novia, en la ciudad de Rolling Meadows. Una noche decidieron hacer una reunión para compartir, pero la celebración pasó a ser un homicidio cuando Claudia le disparó a James porque este no quiso besarla cuando ella se lo pidió.

En un momento de la fiesta, mientras los tres bebían, Claudia le pidió a James que le diera un beso. Él no accedió y segundos después lo que hizo fue dirigirse a su novia y pedirle uno a ella.

Todo pudo haber quedado ahí de no haber sido porque Claudia volvió a pedirle un beso a James y él hizo lo mismo que en la primera oportunidad, decirle que no. Ese fue el inicio de un crimen. Claudia tomó una pistola que estaba en un mueble y apuntó a su roommate, pero él rápido se le fue encima y empezaron a luchar. Aunque luego se separaron y James alzó sus brazos, fue ahí cuando Claudia disparó y lo mató.

Más tarde, la policía llegó al lugar de los hechos, gracias a que la novia de James había llamado. Los agentes se encontraron con el cadáver de la víctima y arrestaron a la agresora, que aceptó su culpa por el asesinato de su amigo, según Noticias Caracol.(I)

Leer también

TE RECOMENDAMOS