Un paciente de 60 años murió esta semana en Corea del Sur mientras se hacía una resonancia magnética en un hecho que raya en lo insólito.

El hombre había acudido al hospital en la ciudad de Gimhae por presentar fuertes convulsiones, tras hacer las evaluaciones de rigor los doctores indicaron que debía ser sometido a una resonancia magnética para determinar el origen de estos ataques.  

Los enfermeros lo llevaron al cuarto de exámenes para hacer el estudio, lo acostaron en la máquina y cuando la encendieron el equipo “atrajo” una bombona de oxígeno que estaba en el lugar que aterrizó en la cabeza del anciano causándole la muerte instantánea.  

De acuerdo al reporte que dio la policía al South China Morning Post, los funcionarios están investigando cómo la botella de 60 kilos llegó hasta esa área, ya que a escala mundial está totalmente prohibida la presencia de objetos de metal de esta magnitud en las salas de resonancia.  

El representante de la Sociedad Coreana de Radiología, Park Beom-jin, aseguró que es la primera vez que se registra un hecho de este tipo. “En el pasado ha habido incidentes con objetos pequeños, pero nunca con una bombona de oxígeno”.  

En este sentido hizo un llamado al personal médico a extremar las medidas de seguridad mientras se realizan este tipo de exámenes, ante los resultados negativos que puede acarrear.  

 (I)

Lea también 

TE RECOMENDAMOS