La Dirección del Parque Nacional Galápagos (DPNG) informó que seis pichones de pájaro brujo (Pyrocephalus nanus), especie en peligro de extinción, se incorporaron a la dinámica de su población en la parte alta de la isla Santa Cruz.

Este es el resultado del trabajo científico y de manejo que realiza la DPNG y la Fundación Charles Darwin en el archipiélago para favores los procesos de recuperación de esta especie.

Esta ave, considerada endémica para las islas Galápagos desde el 2016, ha sido registrada en más de diez islas del archipiélago. Sin embargo, su población en la parte alta de la isla Santa Cruz se limita a unas 40 parejas reproductoras, lo que la convierte en una de las especies más vulnerables de extinción.

Con el objetivo de aumentar su número poblacional del pájaro brujo, guardaparques y científicos han intervenido en puntos estratégicos de su entorno natural para incidir en la restauración de su hábitat y controlar las especies introducidas que impiden la supervivencia de los pichones una vez salidos del huevo.

La DPNG y la Fundación Charles Darwin implementan acciones para la recuperación de hábitat de esta especie endémica de las islas. Foto: Cortesía

En el caso de la mosca parásita Philornis downsi los científicos y guardaparques colocan con suma precisión un larvicida en la base del nido para evitar la proliferación de este insecto.

Desde finales del 2018 se inició con un proyecto experimental que incluía el control de la mora, cascarilla y sauco, especies introducidas que impiden el crecimiento de plantas nativas y endémicas que son el alimento y el hábitat del pájaro brujo. Estas acciones se realizaron en 6 parcelas de una hectárea, aproximadamente, en los sitios Cerro Helechos y Los Gemelos, en el área protegida. (I)

TE RECOMENDAMOS