Todos los días doña Ana baja cargada en la espalda de un buen vecino hasta el semáforo de la calle quinta, donde se pone a vender sus dulces, cerca de la ladera de Cali, Colombia. En el camino va pidiendo a Dios que pueda vender toda su mercancía y así comprar algo de comida y este 12 de octubre sus oraciones fueron escuchadas.  

Doña Ana fue la elegida de este mes por el equipo de la "Fila Solidaria" para ser apoyada en la visibilización de la venta de sus golosinas. Decenas de caleños hicieron fila para comprarle uno de los dulces cuyo costo es de 100 pesos y pagarlo con lo que saliera de su corazón, hasta billetes de 50 mil pesos dieron los que se acercaron a apoyar a la adulta mayor.  

En la entrevista que le hiciera el equipo de Caracol Noticias, Doña Ana contó que en esa misma esquina donde trabaja fue que se partió la rodilla, pasó tres meses enyesada y otros tres más en una silla de ruedas, pero no logró recuperar la movilidad. “Siempre le pedí al señor que me permitiera ponerme de pie para poder seguir trabajando”.  

La "Fila Solidaria" es una iniciativa que lleva más de 10 años en la ciudad de Cali, con la que se busca exponer los casos de los adultos que están en situación de calle vendiendo. Wilson Sauza, líder de este movimiento, señaló que solo cuando se trata de una extrema necesidad es que salen a la calle. “Queremos que todos los vean para que la ayuda sea mayor”, dijo.  

Gracias a la atención de la "Fila Solidaria" y de las personas que se detuvieron a comprar y dar su colaboración la abuela logró regresar a su casa ese día con 850 mil pesos, con los que aseguró comprará algunos ladrillos y cemento para mejorar un poco su casa que está hecha de cartón y madera.  

(I)

Lea también 

Los robots de compañía se ganan un puesto en las preferencias de los ancianos en confinamiento por la pandemia 

Regresó al Ecuador Lorenzo Loja, el anciano de Cañar que vivía en las calles de Nueva York (VIDEO)

Ancianos de Miami cumplen sus sueños y combaten la depresión con realidad virtual

TE RECOMENDAMOS