Un policía perteneciente a la unidad canina alteró el entrenamiento de su perro antinarcóticos para poder camuflar las toneladas de droga que él, junto a otros compañeros, pasaba a Europa por el puerto de Santa Marta en Colombia.  

La operación digna de una serie de narcos inició hace un año durante el proceso de entrenamiento del perro. El agente “alias Bermeo” se encargó personalmente de alterar la rutina de enseñanza distrayendo al animal con un juguete cuando se acercaba a las áreas donde estaba la droga.  

Esta distracción impedía que el animal diera la alerta necesaria en el caso, y como estaba bajo su entrenamiento no hubo mayor inspección posterior, reseña El Colombiano 

Bajo este método “Bermeo” y sus cómplices lograron dejar pasar por el puerto tres cargamentos importantes dirigidos varios países de Europa con más de 14 mil kilos de coca. 

Todo el movimiento se viene abajo porque un policía que detectó el modus operandi, trabajó de encubierto en la zona logrando identificar al responsable y sus acompañantes.  

Los implicados ya fueron procesos por este delito, pero la Fiscalía aún no ha revelado los detalles del caso que permitan conocer el nombre del capo que logró sumar a sus filas a estos policías ni tampoco la cantidad de dinero que les ofrecieron.  

(I)

Lea también 

TE RECOMENDAMOS