El perro Arepita espera en las afuera con la esperanza de volver a ver a sus "amigos". Foto: Telemundo.

La fidelidad de los perros jamás debería ser puesta en duda. Son animales amorosos que siempre van a estar de forma incondicional, en cualquier momento que se los necesita. Y la historia de "Arepita" es un nuevo episodio que certifica la hipótesis. Este peludito que merodeaba una zona de restaurantes en Caracas, Venezuela, lleva tres meses esperando en las afueras de unos locales comerciales que llevan más de tres meses cerrados, por la crisis de este país, a la que se le sumó la pandemia.

Explica el periodista Daniel Garrido, de Telemundo, que "Arepita" llegó de la calle a estos restaurantes, siendo tan solo un cachorro. Y aunque no encontró un techo, si se topó con personas que frecuentemente le daban de comer y ocasionalmente un poco de cariño. Entonces, este perro adoptó esta zona como su hogar y a diario se acercaba para obtener su dosis de atención.

Pero un día, de forma repentina estos amos adoptivos ya no estaban. Empleados y dueños colocaron el candado, debido a la crisis que generó la pandemia del covid-19; además de la conocida situación económica, social y política venezolana.

Sin embargo, "Arepita", fiel a sus instintos, sigue acudiendo a diario hacia el mismo lugar. Se acuesta en el frente y según explican trabajadores de locales cercanos, "a veces tiene la mirada triste". El empleado de un quiosco justo en frente del restaurante dice que lo alimenta y le brinda atención. Pero el perrito, está esperando a sus verdaderos dueños, de los cuáles no se conoce su destino.

El nombre de este particular perro venezolano, es debido al local en donde diariamente se posa a esperar: era una arepera. No obstante, como es común entre los animales que pertenecen a la calle, lo llaman de varias maneras.

 

(I)

Lea también

TE RECOMENDAMOS