Deportes

12 Ene 2021 09:17
Denis Dau es la didáctica viviente: El director del Interbarrial  guardó su máquina de escribir tras 40 años
En agosto de 2019, una niña se acercó a ver cómo escribía el profesor Denis Dau en aquella ‘máquina extraña’.

Cuando muchos necesitan el ‘sonido del silencio’ para concentrarse y escribir unas letras, él prefería la inconfundible bulla que trae un partido de fútbol.

Los gritos de los técnicos, los pitos de las hinchas y los silbatazos de los árbitros se convertían en la melodía que el profesor Denis Dau Karam requería para asentar en una cuartilla tipo papel periódico, las frases, palabras y titulares que usted leyó en la columna Didáctica del Fútbol, en diario EL UNIVERSO, hasta el pasado 22 de diciembre.

Ese tecleo incesante en una vieja máquina de escribir mecánica se convertía en el centro de atracción para decenas de niños y niñas que acudían cada fin de semana a las canchas de la Ciudad Deportiva Carlos Pérez Perasso, en Guayaquil.

Aquel aparato, hoy en día de incómodo ruido, despertaba la curiosidad de los infantes que, tras saludarlo, perdían su mirada entre teclas grises, un negruzco rodillo, una cinta de color rojinegra y varias palanquitas plateadas.

Nada, a menos que no sea un grito de gol, lograba levantar la mirada del director del Interbarrial de Fútbol de diario EL UNIVERSO. En 2020, el laureado torneo no pudo realizarse debido a la pandemia de la COVID-19. El incesante y particular sonido de aquella máquina de escribir no se ha escuchado desde marzo pasado y tampoco se escuchará más.

“¿Qué más le puedo pedir a la vida? Se hizo realidad la masificación del balompié con el Interbarrial”.

Denis Dau Karam, director del Interbarrial

Se retira de la palestra pública 

El creador de la célebre frase Donde hay una VR hay un campeón -en honor a su entrañable colegio Vicente Rocafuerte- anunció su retiro de la palestra pública a través de su columna.

Por 40 años, el espacio en EL UNIVERSO fue más que una columna de opinión. Fue el atril donde Dau siguió su vocación de maestro que gestó en las aulas del VR. ¿Qué más le puedo pedir a la vida?, escribió en su columna de despedida.

Didáctica del Fútbol recogió todos los pormenores del deporte nacional e internacional, desde severas observaciones al accionar de dirigentes deportivos hasta la importancia de tener naranjas frescas en los banquillos de los entrenadores.

Desde el respeto que significa llegar a tiempo a un partido hasta la templanza de saber reconocer una derrota y darle la mano a su rival. Desde condenar el quitarse la camiseta para celebrar un gol hasta abrazar a sus padres y pedirles la bendición antes de cada juego.

Didáctica del Fútbol podría tranquilamente convertirse en una especie de manual de formación no solo de deportistas sino de la juventud en general. Un manual de Carreño deportivo. ¿Por qué no? (O)